LIFE15 NAT/ES/000757

Proyecto de conservación de una especie única endémica del Montseny

Amenazas por su conservación y política de gestión

 

Según la lista roja de la IUCN, el tritón del Montseny es una especie en peligro crítico de extinción. Esto implica que hay un elevado riesgo de extinción de la especie en la naturaleza y que hay que implementar una estrategia de conservación específica. Los estudios realizados el 2007 estimaron que en total el número de individuos adultos no superaba los 1.500 y se infirió que había habido una disminución de un 15% de la población total respecto 1995. A la vez, la distribución de la especie no es continua a lo largo de la cuenca hidrográfica, sino que está separada en dos subcuencas aisladas una de la otra y, dentro de las cuales la mayoría de las poblaciones también presentan aislamiento mutuo. Además de esto, las diferencias genéticas y morfológicas que hay dentro de la especie obligan a efectuar una política de gestión destinada a conservar esta diversidad producida por causas naturales. Además, el tritón del Montseny es un especialista en la vida en los torrentes y es pues, muy sensible a los cambios ambientales sobre su hábitat.

Hay diferentes amenazas que afectan la especie de forma directa a varios niveles. A nivel global, el calentamiento climático es, a largo plazo, una problemática importante. La temperatura mediana del macizo del Montseny ha aumentado más de un grado en el último siglo. Este aumento de la temperatura ha incrementado la evaporación y evotranspiración de la vegetación, hecho que ha provocado una mayor aridez ambiental. A la vez, el patrón de precipitaciones es más irregular, produciéndose unas sequías primaverales fuertes que son muy desfavorables por esta especie estrictamente acuática. Los efectos del cambio climático también se pueden constatar en la vegetación. Los hayedos son ambientes muy favorables al tritón, pero desde 1945 han ascendido altitudinalmente unos 70 metros de media. Han sido sustituidos por encinares y se han situado en una altitud a la que los pequeños torrentes tienen muy poca agua. A nivel local, el hecho que se sequen los pequeños torrentes supone la principal amenaza para la especie, como consecuencia de la potencial sobre-explotación de los acuíferos en combinación con las condiciones climáticas y forestales. Entre las otras problemáticas locales hay que destacar la sustitución del bosque de ribera por plantaciones de árboles no autóctonos y de crecimiento rápido que producen el vertido de sedimentos en los torrentes, alterando sus características.

La grave situación de amenaza de la especie obligó a desarrollar un programa de conservación des de 2007 que ahora se refuerza y se amplía notablemente con puesta en marcha del Life Tritó Montseny. Hasta ahora, el programa de conservación ha consistido al implementar una serie de actuaciones de gestión de las poblaciones y su hábitat, por ejemplo:

-. Vigilancia del estado de conservación de su hábitat, valorando la importancia de los impactos negativos y diseñando medidas para contrarrestarlos.

-. Seguimiento de las poblaciones naturales de la especie con la valiosa colaboración del cuerpo de Agentes Rurales para evaluar si las poblaciones se mantienen estables o van disminuyendo.

-. Estudio de las características genéticas de las poblaciones en colaboración con la Universidad Autónoma de Barcelona y el Instituto de Biología Evolutiva.

-. Diagnosis de la salud de las poblaciones en cuanto a las enfermedades emergentes por los anfibios, como es el hongo quitridio, con la ayuda del Centro de Recuperación de Fauna de Torreferrussa.

Hay que destacar especialmente, el programa de cría en cautividad iniciado el 2007 en las instalaciones del Centro de Recuperación de Fauna de Torreferrussa y que actualmente se ha ampliado al Zoo de Barcelona y al Centro de Recuperación de Fauna de Pont de Suert. Los resultados han sido la adaptación de la especie a la cautividad y la reproducción de los individuos, tanto los que provenían de la naturaleza como sus descendentes. Esta población cautiva sirve como reserva genética y de individuos en caso de que hubiera extinción de poblaciones en su entorno natural. A la vez, el excedente de tritones nacidos en cautividad ha servido para crear cuatro nuevas poblaciones en la naturaleza en lugares donde la especie no había sido presente, aumentado así el número de ejemplares y la medida de la distribución geográfica.

Foto: Fèlix Amat.